Castrillón tiene letra para reformar el sistema previsional

DEBATE

Castrillón tiene letra para reformar el sistema previsional

El presidente del Superior Tribunal de Justicia abrió su primer año judicial. Antes del discurso habló con la prensa y tuvo definiciones jugosas. Habló de la Caja de Jubilaciones, la necesidad de rever los regímenes especiales y adecuarlos a los nuevos tiempos. Defendió a la Justicia provincial y la comparó con los salarios de la jurisdicción federal. Se encargó de aclarar que la provincia se hace cargo, de ante mano, de cuestiones por las que debería responder Nación. Lo que se merodea sobre la reforma provisional y el Poder Judicial.

paginajudicial.com

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial



Hace un mes Gustavo Bordet ordenó a Daniel Elías, presidente de la Caja de Jubilaciones, que iniciara una ronda de consultas a diferentes sectores en torno a una reforma del sistema previsional. En resumen: buscar una manera para “sanear” la Caja sin afectar el 82 por ciento móvil.

La alteración de la edad jubilatoria, esto es incrementar un par de años, fue, en los últimos años, la primera variable a mano para emprender la búsqueda de una ecuación que garantice el equilibrio.

La reforma previsional sancionada en diciembre en el Congreso tiene una segunda parte: la armonización de los sistemas provinciales. Este viejo mandato explicitado en el pacto fiscal de 1992 y ratificado por todos los gobernadores durante las últimas dos décadas fue puesto en la agenda por el mandatario ante la Asamblea Legislativa.

Si bien no se supo más nada luego de aquel anuncio de abrir el debate, quien sí dio su opinión fue el presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Emilio Castrillón. Lo hizo minutos antes del acto inaugural del año judicial junto al mandatario.

Ante la consulta sobre la existencia de “jubilados de primera y de segunda”, según en palabras del propio Bordet en la Legislatura, el vocal prologó: “La ley originalmente data del años 70 y pico y fue en los años 90 cuando se le introdujo una modificación en la edad y en el aporte”. Enseguida, aseguró que “existen muchas situaciones disímiles y muchos cambios como por ejemplo la igualdad entre el hombre y la mujer”. Se refirió a reglón seguido a “la necesidad de que el régimen de retiro no sea a los 45 años porque son los principales de los que están pidiendo trabajo en el Poder Judicial”.

El funcionario judicial se explayó ante la mirada atenta del mandatario. Aconsejó que los “regímenes especiales se vayan adecuando a los nuevos tiempos, a los nuevos desgastes, a las nuevas formas. Y en cuanto al régimen general, nosotros consideramos que estamos incluidos porque tenemos las mismas condiciones y la misma edad. La única diferencia es la entidad de los sueldos. Aun así queremos que los entrerrianos lo defiendan, porque son menores que los nacionales que atienden el 12 por ciento de las causas en la provincia y que se las vamos a disminuir, de paso, con el narcomenudeo”, se despachó Castrillón. Antes había dicho que el gobierno provincial se hace cargo de los internos por causas de narcotráfico cuando, en rigor, sel delito es competencia de la Justicia Federal.

El presidente del STJ si en algo no va a escatimar es en relato, ironía y cintura política. Ante los periodistas, este mediodía, fue un defensor acérrimo de las cuentas públicas.

“Entre Ríos asume su responsabilidad con el tema de la ley jubilatoria. Una cosa es el régimen general y otra los regímenes especiales. Creemos que éstos últimos tienen que ser revisados. No existe más la posibilidad del telégrafo que afectaba el oído del telefonista. Ya no existe el empleado de Vialidad que vive en el campo. Ya no existen más muchas cosas y el sistema tiene que tener viabilidad y una proporcionalidad con lo que dice la Constitución: esto es respetar los derechos adquiridos y la proporcionalidad de los aportes con los servicios”, se explayó.

Dando vueltas

Los cambios en el sistema previsional se esconden detrás de otra plegaria: los privilegios en algunos sectores, básicamente en la Justicia. Un hombre muy cercano a Bordet le adelantó a Página Judicial en enero, antes del anuncio ante la Asamblea Legislativa, que en los tribunales hay privilegios y que no estaría mal empezar por ahí la discusión de la reforma previsional. El ejemplo que puso fue el siguiente: en la Justicia hay magistrados que empiezan a aportar recién a los 50 años y en poco tiempo se jubilan con remuneraciones arriba de los 100 mil pesos. “Esto se tiene que acabar”, aseguró. Una idea es que sigan aportando una vez alcanzada la edad jubilatoria para no desfinanciar el sistema. Este mismo ejemplo lo repiten referentes gremiales con quienes informalmente se ha empezado a hablar del tema. También lo evocan legisladores del oficialismo y la oposición.

No hay nada escrito, pero las ideas empezaron a dar vueltas.