Hernández seguirá detenido

NARCOTRÁFICO

Hernández seguirá detenido

La Cámara Federal de Apelaciones rechazó la excarcelación del concejal Pablo Hernández en la causa donde se investiga su presunta vinculación con la banda de narcotraficantes encabezada por Daniel Celis. El tribunal consideró que “existen elementos suficientes que abonan el riesgo de fuga y de entorpecimiento de la investigación y del proceso”.

paginajudicial.com

De la Redacción de Página Judicial


El concejal Pablo Hernández continuará detenido, al menos por el momento, ante la posibilidad real, según la consideración de la Cámara Federal de Apelaciones, de que pueda fugarse o influir sobre testigos que no han declarado o sobre la prueba que resta producirse en la causa donde se investigan supuestos vínculos con el narcotráfico.

Hernández fue detenido el 4 de junio y está procesado por haber supuestamente financiado actividades de comercio de estupefacientes con fondos públicos y porque habría adquirido cocaína para distribuir.

Los abogados Emilio Fouces y María de los Milagros Serra Cullen, defensores del edil, apelaron la prisión preventiva e hicieron hincapié en que la detención genera un desequilibrio en el normal funcionamiento del Concejo Deliberante, reclamaron que se aplique un criterio de “armonía institucional” y se le conceda la libertad del mismo modo que al intendente Sergio Varisco, también procesado en la causa.

El tribunal rechazó los argumentos defensistas, ratificó la existencia de riesgo procesal y resaltó que la prisión preventiva “aparece como razonable” en esta instancia.

Los jueces Mateo Busaniche, Beatriz Aranguren y Jorge Sebastián Gallino consideraron que “existen elementos suficientes que abonan el riesgo de fuga y de entorpecimiento de la investigación y del proceso”, especialmente en cuanto a que “restan incorporarse medidas probatorias –testimoniales y pericias–, por lo que su soltura a esta altura del proceso devendría en un riesgo de obstrucción para la actuación de la justicia”.

En ese sentido, advirtieron los jueces que “en caso de recuperar la libertad el imputado (Hernández) podría llegar a entorpecer la investigación, influyendo sobre testigos que aún restan declarar en la causa, o sobre el contenido de ciertos informes que resta diligenciar y, eventualmente, ejerciendo potestades y poderes propios de su calidad funcional y de los coimputados en las presente causa”.